Retina para Minsait

Onesait Platform: la comunidad de código abierto interna que se ha hecho universal

La plataforma Onesait Platform de Minsait, una empresa de Indra, está disponible para desarrolladores de todo el mundo que busquen acelerar cualquier tipo de proyecto digital

Una de las ventajas del código abierto es que cualquiera que conozca su lenguaje puede confeccionar una solución a medida. Todo ello con la colaboración de quien quiera sumarse a los diferentes proyectos. Poco importa que sea para una empresa o con el fin de desarrollar una aplicación tecnológica válida para decenas de organizaciones. La colaboración es la base de este movimiento. Minsait, compañía de Indra, comenzó su plataforma de código abierto Onesait Platform como un hackathon ─un encuentro de programadores cuyo objetivo es el desarrollo colaborativo de software─ que, en poco más de un mes, desbordó los planes iniciales. Más de 450 empleados de 15 países diferentes se pusieron a trabajar justo antes del lanzamiento de la comunidad, denominada Onesait Platform Community. El resultado ha sido que esté disponible universalmente para cualquier desarrollador.

 “El movimiento open source supone una revolución cultural y un nuevo modelo de negocio. Más de 40 millones de desarrolladores en todo el mundo trabajan produciendo tecnología abierta”, asegura Ricardo Aguado, responsable de Onesait Platform. Uno de los aspectos positivos es esta capacidad de cooperación para alumbrar y agilizar soluciones que combinan las tecnologías más punteras. En palabras de Petra Gil, consultor de experiencia de usuario de Minsait y finalista del hackathon, el código abierto ofrece muchas ventajas sobre el código cerrado, el que permanece de puertas para adentro. “Hay más ojos sobre el desarrollo y se pueden ofrecer resultados más poderosos. No solo más ideas, sino un desarrollo más fiable y una solución rápida a los problemas” apunta Gil.

 Los primeros proyectos que pasaron por la comunidad lo mismo visualizaban elementos de internet de las cosas con realidad aumentada que facilitaban a los científicos de datos su trabajo con elementos encriptados. Minsait pretende favorecer la independencia de fabricantes, la innovación y la creación de ecosistemas abiertos. “Buscamos agregar talento y la diversidad del colectivo técnico para que crezca una plataforma tecnológica que ya es referente en el sector y emplean muchos de nuestros clientes”, detalla Aguado. Rafael San Miguel, experto senior de ciberseguridad de Minsait, ha probado esta comunidad como finalista del hackathon y tiene muy claro cuál es el principal beneficio: “Me permite conocer la forma en que una funcionalidad es implementada y recabar opiniones de la comunidad acerca de la mejor forma de solventar las limitaciones existentes”.

 Las iniciativas de código abierto cada vez ganan más adeptos. Para cualquier empresa resulta más sencillo mantener las puertas cerradas y dejar que la innovación no trascienda. El recelo por mantener en secreto los proyectos anda muy alejado de un proyecto como Onesait Platform, integrado en Git Hub, el mayor portal de código abierto del mundo. Tal y como sostiene Matteo Lucarelli, finalista del hackathon y analista de datos de Minsait, esta es la forma más sencilla de que un software sea estable y permanezca siempre actualizado. Los errores rozan el mínimo gracias a la dedicación de todos los desarrolladores. “No solo eso, esta lógica también permite descubrir cualquier potencial inicialmente ignorado y crear nuevos complementos”, puntualiza.

  •  La mayor fuente de innovación

 La apuesta decidida por el código abierto no deja de ser esto, una elección. En un entorno cada vez más competitivo, donde las soluciones tecnológicas se reinventan a diario, contar con una base común sobre la que construir parece una estrategia razonable. Al menos así lo entiende Gil, quien califica los entornos open source como imprescindibles. “Es la fuente de innovación más importante hoy en día”, asegura. Algo parecido comprende Lucarelli. Muy satisfecho con la comunidad de Minsait, señala la relación de confianza que se genera entre todos los actores. “El usuario que decide unirse a la comunidad se siente realizado y, por otra parte, brinda una ayuda válida y constante a quienes crearon el producto de código abierto”, zanja.

 La apuesta estratégica de Minsait por adentrarse en el mundo del código abierto responde a una visión que bien entiende Sergio Martín, responsable de productos de tecnologías de la información de la compañía. “Este modelo de negocio ya está inventado, pero nosotros comercializamos lo que llamamos versión Enterprise. Sobre la base del open source y el trabajo de los desarrolladores, nosotros aseguramos que no existen desperfectos y funciona en los entornos necesarios”, conviene. Sus palabras no significan que simplemente acudan a la plataforma organizaciones interesadas. Cualquiera puede trabajar con sus soluciones, base esencial de la comunidad que han construido. Sin embargo, como recalca Martín, si una organización desea utilizar esta versión Enterprise, tiene que adecuarse a las licencias establecidas.

 Sea por involucrar a los desarrolladores de todo el mundo o por empoderar a los empleados de la empresa, Onesait Platform tiene la firme vocación de llegar para quedarse. El impacto adquirido en estos pocos meses avala sus pretensiones. “Esta labor integradora convierte a la plataforma en un gran repositorio de información, que puede ser explotada con las capacidades analíticas pertinentes”, concluye Gil. Desde Minsait animan a cualquier trabajador relacionado con la innovación a probar el potencial del código abierto. La tecnología en concreto no resulta tan relevante, sino la cooperación con la que obtener esa solución tan anhelada. Pasen y prueben.

Retina

06/12/2019
07
Las ONG’s, ante el muro de la innovación

Las ONG’s, ante el muro de la innovación

El tercer sector llega tarde a la revolución digital, aunque algunas organizaciones, como es el caso de Unicef, han conseguido transformarse y sirven de ejemplo para aquellas más rezagadas

Normas